Achen

En julio de 2006, nació una niña. La mujer que dio a luz al bebé, por razones que desconocemos, la llevó a una letrina y la hundió en el agujero con la intención de matarla. Pero el agujero de la letrina no era suficientemente grande para que cupiera el bebé, por lo que la pequeña sufrió profundas heridas en toda la parte izquierda de su rostro, la espalda y el pecho.

La gente del pueblo se dio cuenta de lo que estaba pasando y contactaron a las autoridades. Pusieron en marcha una operación que involucraba a la policía y cuerpos de bomberos de Entebbe y Kampala, que trabajaron juntos para rescatar al bebe a quien oían llorar en el fondo de la fosa. Tardaron más de 10 horas en alcanzar a la pequeña bebé. Estaba aún viva, aunque solo apenas. De camino al hospital contactaron con Malayaka House.

Achen estuvo una semana en el hospital recuperándose de sus heridas, con hematomas en todo el cuerpo. El daño en su ojo izquierdo era severo e irreversible. El resto de sus heridas curaron rápido y pronto fue trasladada a Malayaka House, donde su nueva familia la estaba esperando con los brazos abiertos.

A pesar de este comienzo de vida trágico, nada puede detener a Achen. Robert la llama “Scooter”, es una niña perfectamente sana y tiene toda la esperanza y determinación de cualquier niña de su edad. En diciembre de 2011 acabó el grado Infantil en la Entebbe Junior School, con Malayaka, los trillizos y los demás niños de su edad. Lee, le encanta la música, baila, juega al fútbol, al baloncesto, canta, salta, corre más rápido que nadie y florece en todos los sentidos.

Achen es dulce y sensible, y se lleva bien con todo el mundo. Le gusta estar con las aunties y ayudarles con las tareas del hogar. Siempre dispuesta a ayudar a todo el mundo.

Aprendió sola a ir en bici y aunque no fue nada fácil para ella, jamás se frustró ni pidió ayuda. Cuando se chocaba y caía, se levantaba y volvía a empezar. Es este espíritu lo que le hace única. Cuando tiene un reto ante ella, tal es su confianza y concentración, que el fracaso no es una opción.

Desde que los nuevos bebés llegaron a la casa, Achen no se separa de ellos. Le encanta llevarles de aquí a allá y ejerce de hermana responsable y cariñosa.

En 2019 acabó Primaria en Pearl of Africa, y en 2020 empieza la aventura en Secundaria, con el resto de sus hermanos y hermanos. Es una estudiante aplicada y va todos los días feliz al colegio.

children malaykahouse Achin