Mándanos un e-mail a info@malayakahouse.es
COLABORA

Cheche

A principios de enero de 2006, la Unidad de Infancia y Familia del Departamento de Policía de Entebbe contactó a Uncle Robert para informarle del deteriorado estado de salud de unos trillizos de 8 meses llamados John, Jimmy y Cheche que vivían en un poblado muy pobre con su madre enferma mental. Los pequeños estaban extremadamente enfermos y la comunidad estaba preocupada. En varias ocasiones les habían dejado solos, pero cuando los vecinos habían tratado de ayudar llevando a los niños de vuelta a su casa, la madre se había puesto agresiva y violenta. Era evidente que la madre no los estaba alimentando suficientemente y que cada vez estaban más enfermos. El ayuntamiento fue alertado de la situación y éste trasladó sus temores a la policía.

Al cabo de un mes, Robert fue convocado a una reunión con los líderes de la comunidad, la Unidad de Infancia y Familia y un pequeño grupo local de defensa de la Infancia. Irremediablemente la situación había llegado a un punto que amenazaba la vida de los niños y si no se hacía algo inmediatamente, morirían. Los niños estaban en condiciones críticas: los tres tenían malaria, neumonía y malnutrición severa. Las autoridades tomaron entonces la difícil decisión de privar a la madre de la custodia de los niños y ponerlos al cuidado de Malayaka House.

Robert pasó la siguiente semana en el hospital con los niños hasta que tuvieron fuerzas suficientes para llevarles a su nueva casa. Durante este primer periodo, tuvieron que regresar día sí y día también al hospital porque los niños seguían con las defensas bajas y estaban demasiado débiles para combatir la malaria. Fiebres altas, convulsiones, vómitos, diarreas y serias complicaciones respiratorias… Todos los esfuerzos del mundo para que Johny se recuperase, y entonces Jimmy caía enfermo. Cuando Jimmy empezaba a recuperarse, Cheche enfermaba de nuevo. Y así pasaron seis meses estuvieron Robert y las aunties luchando por la vida de los trillizos.

Hoy están perfectamente y la verdad que viendo aquellas fotos del principio, resulta imposible de creer cómo estaban y cómo están ahora. Sus personalidades son muy diferentes, pero comparten el mismo entusiasmo insuperable por la vida. Están conectados unos a otros por algo desconocido y enigmático, bonito y poderoso.

Cheche es muy diferente de sus hermanos y de la mayoría de los otros niños. Es sin duda, el más bromista de los tres, y seguramente el más bromista de la casa. Es un niño fuerte y siempre quiere ayudar con las tareas de la casa y de la granja.

Cuando era pequeño se sentaba a observar, absorbiendo en su pequeño cerebro todo lo que estaba sucediendo. Sigue a los niños mayores y Uncles alrededor de la casa, tratando de ayudar siempre que puede. Cheche es inteligente, le gusta estudiar y es respetuoso con todo el mundo. También es divertido, social y feliz. Tiene el mejor sentido del humor del mundo y una sonrisa ante la que uno no puede permanecer impasible. Cuando llora, se esconde, porque es orgulloso y piensa que él es demasiado fuerte para eso.

Estudia primaria con sus hermanos, le gustan sus profesores, y podrá ser en la vida lo que sueñe ser. Estamos orgullosos de ti, Cheche.

children malaykahouse Cheche