Mándanos un e-mail a info@malayakahouse.es
COLABORA

Mastula

En 2010 decidimos acoger en nuestra casa a un grupo de 10 niñas que vivían en otro orfanato de nuestra zona, en el que los signos de negligencia y abusos eran evidentes. Robert había conocido su situación de primera mano porque había estado ayudando a mejorar las instalaciones de dicho centro, y al ver las condiciones en las que vivían, no pudo hacer otra cosa que ayudar a aquellas niñas y por ello decidió traerlas a Malayaka House.

Como todo esto no estaba en nuestros planes, cuando llegaron tuvieron que compartir camas en una pequeña habitación, pero no les importó porque estaban súper felices de ser parte de nuestro hogar.

Mastula era una de estas niñas y tenía 8 años cuando llegó a Malayaka House. Era un niña callada pero buena confidente y luchadora.

Mastula es responsable como la que más y ayuda en casa más que nadie. Se levanta la primera por las mañanas y ayuda a las aunties a encender el fuego y a preparar el té y el porridge para que el resto de niños desayune antes de irse al colegio. Plancha los uniformes con Maggie y Shakira, y los fines de semana ayuda a las auties a pelar las verduras, a limpiar las piedrecillas del arroz y con el resto de tareas del hogar. También ayuda en Pizza Night, siempre con una sonrisa.

Compartió durante un tiempo habitación con Shakira, Maggie, Mary y Achin y era feliz siendo la mayor y la más responsable. En 2017 se mudó a la casa de las niñas mayores, pero sigue teniendo sus cosas en la otra habitación. Es como si quisiera cuidar de todo el mundo.

A Mastula le encanta la ropa y va siempre muy mona. Cuando sea mayor quiere ser diseñadora y puede verse en ella que ha nacido para serlo. Dice que también quiere ser chef.

Después de todos estos años en el colegio ha mejorado mucho y ahora es buena estudiante. Se concentra y disfruta como ningún otro las horas que pasa en clase. Está ya en secundaria y va a clase con Didas, Sharon y Hadijah.

Mastula nunca tiene problemas con los demás, siempre está contenta, sonriendo y en paz con todo ser humano. Es dulce, agradable, responsable, sensible y sabe escuchar. Normalmente no empieza una conversación, pero si lo haces tú, puede hablar contigo durante horas. Le encanta preguntar a los voluntarios por su vida, familia, trabajo, país… es muy curiosa y nunca se olvida de las cosas que escucha.

Mastula tiene una sonrisa preciosa que ilumina Malayaka House y siempre está de buen humor. Es sincera, preciosa y muy dulce.

children malaykahouse Mastula