Ismail – más trabajo en nuestra comunidad

    Ismail tiene 17 años. Le conocimos en 2013 en el terreno de Kigungu, donde solía venir a ayudar y a que le diéramos algo de comer. 

    Ismail es sordo y de aquella no había ido nunca al colegio. Era un niño muy tímido, asustadizo, y metido en su mundo porque no era capaz de comunicarse con el exterior. Vivía con su madre y sus hermanos, pero su situación de pobreza no les permitía pagar los gastos de llevarle a un colegio para sus necesidades. 

    Ismail con Robert en 2013, cuando le conocimos

    En 2014, viendo su situación, decidimos comenzar a ayudarle. Acordamos con su madre que le pagaríamos la matrícula escolar y el transporte para llegar desde Kigungu al colegio Welfare School en Entebbe. Este colegio es para niños con discapacidad física o intelectual.

    Allí estudió 4 años. Durante este tiempo venía casi todas las tardes a Malayaka House a jugar con nuestros niños, mientras esperaba a que el boda-boda le viniera a buscar para llevarle de vuelta a su casa. 

    Desde el primer año de colegio, el cambio fue grandísimo. Con las clases de lenguaje para sordos, profesores que le entendían, y otros estudiantes en su misma o parecida situación, comenzó a abrirse al mundo, a sonreír y a disfrutar de las pequeñas y grandes cosas.

    Cuando llegó al último curso que se podía estudiar en este colegio, la siguiente opción era llevarle interno a un colegio especial para sordos que hay en Kampala. En el “Kampala School for Deaf” estudió 3 años hasta que llegó la pandemia y lleva desde entonces en casa, esperando que abran su escuela otra vez para volver. 

    Hace un par de semanas su madre nos llamó para contarnos que Ismail no se encontraba bien, le dolía mucho la cabeza. Parece ser que le metieron en una pelea (las cosas para los sordos en Uganda, y en general para las personas con discapacidad, no son fáciles) y un chico más mayor le metió una paliza. De un puñetazo se cayó sobre una roca y se dio un golpe en la cabeza. 

    Le llevamos al médico, le hicieron un escáner, y vieron que tenía un coágulo en el cerebro que estaba creciendo. Le llevamos a Nsambia Hospital a que le viera un neurocirujano y nos dijo que había que operarle. 

    La semana pasada le metieron en quirófano y la operación salió bien. Tuvieron que hacerle una craneotomía, un agujero en el cráneo para dejar que la sangre saliera por un tubo. Estuvo varios días en el hospital y ahora se recupera en su casa. 

    Ismail al día siguiente de la operación

    Ismail tiene una suerte enorme de tener la madre que tiene, que cuida y se preocupa de él muchísimo. Pero para Ismail esta vez eso no hubiera sido suficiente. Si Malayaka House no hubiera estado ahí para ayudarle, no se hubiera podido operar y hubiera tenido daño cerebral o incluso muerte. 

    Ismail el dia que salió del hospital

    Hemos hecho un gran esfuerzo económico para ayudarle – en Uganda las operaciones de este tipo no están cubiertas por el sistema sanitario – y es gracias a los padrinos en España que apoyáis a Malayaka House por lo que Ismail puede seguir sonriendo y podrá volver pronto a su cole y a su vida normal. 

    Su madre nos ha pedido que os enviemos un enorme ¡GRACIAS!

    Beatriz Gutierrez

    VIEW ALL POSTS

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *