Mándanos un e-mail a info@malayakahouse.es
COLABORA

Auntie Prado

Prado vino por primera vez a Malayaka House en 2014, como dentista y voluntaria, y gracias a ella y Marta, comenzó el sueño de la clínica dental. Desde entonces, ha venido todos los veranos, y desde marzo de 2015 es parte de la Junta directiva de Malayaka House en España. Es una de las aunties preferidas de los niños, y sin ella Malayaka House hoy en día no sería lo que es. ¡Gracias por ser quien eres y por apoyarnos tanto!

Hoy se ha animado a escribir y este es su testimonio:

Otro verano se acerca, y las personas que te rodean te preguntan por los planes que tienes para vacaciones. Cuando les cuentas que viajarás de nuevo a Uganda a ver a tu otra familia, se sorprenden. Pero lo que ellos no saben, es que la verdadera sorpresa es nuestra cuando llegamos de nuevo a nuestra casa y vemos todo lo bueno que se ha conseguido, lo que han crecido los peques, lo nuevo que nos espera…

Patricia, “Patu”, es la que mejor lo representa. Cada año a primeros de agosto se celebra su cumpleaños, y los 3 últimos años he tenido la suerte de poder celebrarlo con todos ellos. Ese día no podemos evitar emocionarnos al recordar su corta pero intensa vida y como, de una manera o de otra, está ligada a la nuestra. La primera vez que la conocimos, los que nos encontrábamos en MH no sabíamos que iba a ser de ella, estábamos asustados, desconocíamos que hacer con un bebé de apenas 1 kg de peso y que necesitaba cuidados y medicación especiales, una incubadora y sobre todo mucho cariño, y todos nos aplicamos a ello. Muchas más dificultades esperaban a Patu por el camino, pero allí estaba Bea, esa MUJER de la que todos los niños aprenden cada día, para sacarla adelante. En estos momentos en los que tanto se habla del empoderamiento de la mujer, solo cabe decir que Bea es de las mejores representantes de ese movimiento, y que niñas como Patu lo seguirán gracias a su ejemplo.

Y así llegó su primer cumpleaños. No podíamos creer todo lo que había sucedido hasta llegar ese momento y como se había convertido en esa preciosa niña que ya daba sus primeros pasos. La emoción de verla soplar su primera vela se reflejaba en el rostro de todos, especialmente, Auntie Elizabeth, Viola y, por supuesto, Auntie Bea. Su segundo cumpleaños, aún mas guapa, con más carácter, y con esa sonrisa que nos enamora a todos. Este año, su tercer cumpleaños nos parece tan increíble, verla bailando con sus hermanos y contenta por recibir su tarta en esa gran fiesta que comparte con todos, incluidos nosotros los voluntarios.

La vida te cambia de un día para otro, ese tópico tan manido pero tan cierto. Así le pasó a Patu el día que llegó a Malayaka House y así, sin pensarlo, sin planificarlo, nos ha pasado a todos nosotros. Gracias Patu por cambiarnos la vida. Gracias Malayaka House por hacer que los milagros ocurran.

>

Beatriz Gutierrez

VER TODAS LAS ENTRADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *