Mándanos un e-mail a info@malayakahouse.es
COLABORA

DÍA de la MUJER

Fue la unión de muchas mujeres en el mundo, la que consiguió grandes victorias para todas nosotras ¡NOS QUEREMOS LIBRES, NOS QUEREMOS VIVAS, FEMINISTAS, COMBATIVAS Y REBELDES!

Queda mucho por hacer y nosotras seguimos luchando…

En un país como Uganda, que es uno de los que tienen peor calidad de vida, donde un tercio de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, con elevadísimos índices de VIH y SIDA, con una tasa de fertilidad de 5,8 hijos por mujer… sin duda las mujeres son las más perjudicadas por esta triste realidad. La necesidad de políticas gubernamentales adecuadas es apremiante, pero mientras esto sucede, son proyectos pequeños como el nuestro, los que con pequeños gestos, cambian la realidad de tantas y tantas mujeres ugandesas.

Malayaka House y nuestra implicación va más allá. Ofrecemos a nuestras niñas, adolescentes y algunas ya mujeres, las herramientas necesarias para que el día de mañana puedan tener un futuro mejor. Queremos contribuir a romper el círculo de pobreza en el que se encuentra la población ugandesa: Cambio en la sociedad a través de las propias mujeres ugandesas.

El pilar fundamental de nuestra casa y de nuestra familia son las aunties: Auntie Winnie, Auntie Flo, Auntie Elisabeth, Auntie Rabinah y Auntie Catherine. Para nuestros niños son su referente maternal más cercano y las quieren y las respetan como tal. Además de cuidarles, mantienen nuestro hogar: limpian, cocinan, lavan, tienden y doblan las montañas de ropa que diariamente se generan.

Son mujeres ugandesas fuertes, valientes, comprometidas y orgullosas de lo que son. Les pagamos un sueldo digno que les permite ser la cabeza de familia y no tener que depender de un hombre para sobrevivir. Tienen sus casas, sus familias, sus cuentas bancarias, acceso a atención sanitaria y muchas de ellas envían también dinero a sus familiares para ayudarles a salir adelante.

Gracias a la labor que llevan a cabo, nuestros niños crecen felices en un ambiente de amor y respeto. Y no podríamos hacer lo que hacemos sin ellas.

¡Gracias queridas aunties, por cada día que cuidáis de nuestros, vuestros niños!

Beatriz Gutierrez

VER TODAS LAS ENTRADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *