Una nueva oportunidad para Jennifer, feliz con su familia.

Nos encanta compartir con vosotros historias con final feliz, y esta parece estar siendo una de ellas.

Queremos contaros que este pasado fin de semana Winnie y Viola han ido a visitar a Jennifer, la madre de Dave y de Baby Peter, y nos han contado que está muy requetebien.

Jennifer, hasta hace menos de un año, era una mendiga que vivía en las calles de Entebbe con un pequeño bebé en su regazo al que bañaba en las orillas de Lago Victoria. Hoy, gracias a la ayuda de la familia de Inés, de Peter y de muchos otros que habéis colaborado, es una mujer diagnosticada con esquizofrenia pero controlada con medicación; es una mujer con VIH que no se convertirá en SIDA porque toma los retrovirales; es una mujer con planificación familiar para 5 años para que no pueda tener más bebés que ella no elige tener y de los que no puede cuidar.

Hace varios meses, tras una temporada pagada por Malayaka House en la parte privada del hospital mental de Kampala, de la que os contamos en un post pasado, decidimos intentar llevar a Jennifer de vuelta con su familia.

Jennifer tiene esquizofrenia pero se acordaba perfectamente del nombre del padre y de la madre, y de su pueblo perdido allá en las montañas de Uganda. Nuestra querida auntie Winnie, tomó la iniciativa y decidió ir a visitar a los parientes y ver si Jennifer estaba en lo cierto.

Y tan en lo cierto estaba que los encontró pero ellos no estaban tan contentos de ser encontrados y su hermano, asustado porque literalmente “no entiendo por qué ayudáis a Jennifer si no sois familia suya”, “lo que queréis es que vayamos a Kampala a buscarla y mientras, robarnos nuestra tierra”, había empezado a organizar a un grupo de amigos para pegar a esa mujer que venía de la capital con malas intenciones.

Finalmente el líder local de la zona consiguió calmar los ánimos y Winnie se sentó con la familia a negociar la vuelta de Jennifer. La negociación pasa por aceptar que esa familia pobre, que vive en una zona rural de Uganda, y lo suficientemente inculta para pensar que los seres humanos solo se ayudan si son familia, necesita que la apoyemos económicamente para cuidar de Jennifer y asegurarnos de que la tratan bien, de que la llevan al médico y de que la tienen ocupada para que no le dé otro brote de esquizofrenia y desaparezca de nuevo y vuelva a las calles de Entebbe.

Cada mes les enviamos 30 euros que cubren los gastos de manutención y de transporte al hospital para su medicación para la esquizofrenia y los antirretrovirales para el VIH. Ellos, a cambio, están cuidando de ella.

En esta última visita, Jennifer estaba súper contenta de ver a Winnie y como hace cada vez que esta la llama por teléfono todas las semanas, pregunta por baby Peter (de Davu no se acuerda) y dice que la próxima vez quiere verle.

Para tenerla ocupada, MamaJennifer intentó enseñarle a hacer esterillas, que es a lo que ella se dedica, pero a Jennifer no se le da bien. Lo que hace ahora es ocuparse de la limpieza de la pequeña casa donde viven (y Winnie dice que ahora parece otra cosa!) y tiene su propio pequeño huerto donde cultiva orgullosa sus verduras.

En esta foto está empezando a cavar para la próxima temporada de lluvias que es cuando se plantan las semillas en Uganda. Jennifer parece ser feliz con esta nueva vida y nosotros queremos seguir ayudándola porque fue ella quien trajo al mundo a dos de los peques de los que cuidamos, y porque se merece tener una vida mejor que la que tenía.

Malayaka House

VIEW ALL POSTS

2 Comments

  1. Stefanie 6 meses ago 15 enero, 2019

    Sois lo mejor de lo mejor de lo mejor !!! Que gran trabajo habeis hecho con esta mujer, estos niños y esta familia, enhorabuena de verdad. Y Winnie, eres increible ! Un, enorme abrazo para todos.

    REPLY
    • Malayaka House 6 meses ago 20 enero, 2019

      Muchas gracias por tus palabras Stefanie!

      REPLY

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *